Inner_GreyCar

En el fecundo año de 1895, el empresario suizo MAXMEYER ® fundó en Milán la empresa Colorifico Italiano, que más tarde acabaría convirtiéndose en el fabricante MaxMeyer. En aquellos años, los suizos, franceses, alemanes y austrohúngaros que vivían en Milán se mostraban particularmente activos en la industria y el comercio.


La fábrica era de tamaño medio, daba trabajo a unos 50 empleados y estaba situada en una zona de gran producción industrial y artesanal durante todo el siglo XIX. Por aquel entonces empezaban a cobrar importancia las pinturas en polvo, añadidas a aceite de linaza.

En pocos años, los fabricantes de carruajes tirados por caballos pusieron sus tradicionales habilidades artesanas y técnicas refinadas al servicio de los vehículos motorizados. La empresa Max Meyer tomó parte en aquella gran aventura, y entre la década de 1930 y hasta la de 1980, trabajó codo con codo con la industria automovilística italiana. Fiat  y Alfa llevaban la delantera mundial en el diseño de coches deportivos y de lujo. MaxMeyer apoyaba el sector creando productos a medida y acabados de gran duración y viveza que iban del esmalte fino al horneado.

Durante la segunda guerra mundial, los constantes bombardeos dañaron la fábrica y hubo que trasladar la producción a Via Comasina, el actual emplazamiento en Milán. La planta se construyó siguiendo los criterios más modernos y se equipó con nueva maquinaria tecnológicamente avanzada: Max Meyer había renacido con más fuerza y llegaría a ser una verdadera industria química especializada. Se hizo con una posición de liderazgo en el
mercado italiano y se expandió internacionalmente.

Desde mediados de la década de 1950 Max Meyer estuvo presente en el sector automovilístico y del acero, en rápida expansión, a través de sus pinturas de nitrocelulosa, especialmente producidas para carrocerías.

A principios de la década de 1980, Max Meyer adquirió su principal competidor italiano, DUCO, y creó Max Meyer Duco S.p.A, empresa reconocida por una exhaustiva gama de productos que destacaban por su calidad y facilidad de uso. Tras todos estos años de investigación y aplicación práctica, MaxMeyer ha atesorado valiosos conocimientos profesionales al servicio de sus clientes.

En el transcurso del último siglo MaxMeyer se ha convertido en una gran multinacional del repintado, pero se ha mantenido fiel a la filosofía de sus inicios: mejorar el negocio de los clientes y hacer más sencilla la vida de los profesionales de la pintura por medio de productos de alto rendimiento y fáciles de usar.

En el futuro, los productos MaxMeyer seguirán marcando la tendencia en el mercado por sus excelentes resultados y su sencillez y eficacia.

En 1997, PPG Industries completó la adquisición de Max Meyer Duco S.p.A y reforzó
su posición de proveedor europeo líder en recubrimientos para la automoción.


 

MAXMEYER®  es una marca registrada de PPG Industries Ohio, Inc.

 

Share